POEMARIO INCENDIADO (10)

Llueve sobre el ocaso,

huye el día con premura

de homicida

mientras algo duerme y algo clama

en el interior de las almas.

 

Duerme lo saciado,

lo hambriento clama.

 

En lo alto un cielo de nubes grávidas,

abajo la tierra y las almas

y una luz que ya solo es sombra de lo que fue

y de lo que será mañana,

cuando de nuevo intentemos permanecer

puros y nítidos y enamorados

pese a que nada hay más absorbente que el vacío

ni más convincente que el pecado.

 

El eco del día es la palabra de la noche

y, entre somnolencias y clamores,

sentimos el ocaso

y la lluvia que no cesa

y el absurdo de nuestras miradas

si únicamente la vida se trata

de ser y porfiar

entre un llegar azaroso

y un partir anunciado

para que el tiempo exista,

el tiempo y el misterio y lo eterno todo.

 

Poemario incendiado, MATEO GARCÍA

lluvia

 

Anuncios

14 comentarios sobre “POEMARIO INCENDIADO (10)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s