POEMARIO INCENDIADO (7)

Un deseo, una obsesión:

regresar a ese lugar

donde se bifurcan las sendas,

a ese instante,

a ese creer y confiar.

Un dolor, un tormento:

no poder regresar.

 

Si comenzar es continuar,

y continuar es decidir,

alma,

decide y avanza

consecuente, directa, rauda,

y recibe al fin los tajos de la espada

o razón del imposible retorno

que detendrá tu vano huir,

tu sufrir para nada,

tu mirar hacia atrás culpable,

arrepentido,

tan hiriente hoy,

no entonces,

cuando la sombra de tu omisión,

cuando el hambre de tu verdad

como si lo tan cierto

y tan terco

pudiera ser algo más

que profunda ignorancia 

e insensible disfraz;

tu mirar hacia ese tiempo

del error cometido,

del gesto ausente

ante el corazón abierto,

ante los labios oferentes

por primera vez pintados de carmín

con el último deseo;

tu mirar y ver

que muy poco te pedía el pajarillo

de la inocencia

anidado

en el cuenco de tu mano:

el sol de la sonrisa,

el alimento de la caricia,

el reposo y el aire

de la voz comprensiva

que callaste.

 

Confía de nuevo,

cree,

no dudes ahora

aunque también de almas,

como equivocarse,

es temer.


A nadie le diré,

alma mía,

lo que nadie debe saber.

Poemario incendiado, MATEO GARCÍA

cruce de caminos

Anuncios

16 comentarios sobre “POEMARIO INCENDIADO (7)

  1. ¡Precioso y profundo! Dan mucho que pensar las encrucijadas, las bifurcaciones. No tomar un camino no necesariamente implica no recorrerlo….A veces las piernas van por un lado y otra parte de nosotros, viajera invisible, va por otro. Una recorre la existencia y otra la ausencia.
    Saludos.

    Le gusta a 1 persona

  2. Buenos días y feliz viernes:
    Me ha parecido precioso y te puedo decir que me he sentido muy identificada,
    apunta una bella estrofa.

    “Y recibe al fin los tajos de la espada

    o razón del imposible retorno

    que detendrá tu vano huir”

    Un abrazo y gracias por el honor de tu visita,

    Le gusta a 1 persona

    1. El honor es mío, Carmen, gracias por el comentario. La verdad es que a mí me costó bastante entender este poema de Mateo en su día, lo que le pedía a su alma, la aceptación del error con todas sus consecuencias. Desde luego, es el más intrincado poema de su poemario para mí, más amables con el lector los otros. Un abrazo, por supuesto (o dos, o todos los que quieras).

      Me gusta

      1. Hola, José. Pero bueno qué te pasa ahora con Rogelio? Porque tu estés enfadado con él , yo no estoy enfadada y por eso le mando un besito . Ya me contarás lo que Rogelio le ha hecho a tu asistenta . Bueno, a pesar de todo un besito para los dos, 😛 😛

        Le gusta a 1 persona

      2. Lo contaré en una próxima entrada, Melani, cuando cuente más sobre él. Cuando lo leas, dentro de un mes o dos, bien veremos si le das besitos o no. Hasta entonces, guardaré todo lo que me mandas para él, y después, si quieres, se lo doy todo junto, antes no. Un besazo para ti (ahora estoy hablando con Woody Allen de psiquiatras y cosas así, lo que al neoyorquino le gusta de verdad).

        Le gusta a 1 persona

      3. Cuando llegue la hora de contarlo, Melani, como mi conversación con Woody Allen en Oviedo (según las estadísticas de WP, triplicas en comentarios al visitante que te sigue en mi blog, algo tendré que regalarte por ello, algo se me ocurrirá tarde o temprano, además de visitarte más a menudo, claro).

        Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s